HISTORIA 

Los ideales del general Josè Trinidad cabañas, contribuyeron a la creacion del  Partido Nacional de Honduras 

Este prócer, siendo presidente de la república en 1854, al dirigirse a las dos cámaras del poder legislativo desacreditó la imposición de feudos partidistas en el país y llamó a los hondureños a la reflexión para que asuman posiciones patrióticas donde se anteponga el interés nacional sobre el interés particular.

Expresó además que la administración de los gobiernos deberían estar libres de nepotismos y de intereses parciales, reconoció en esta ocasión que las facciones que responden a intereses de grupos han impedido darle un gobierno ordenado y de leyes al país.

Hizo énfasis en que “hechos nacionales, más bien que personales debían caracterizar a todos los gobiernos”, estableciendo así uno de los principios básicos en que se fundamenta la actual doctrina del Partido Nacional de Honduras.

La idea del general José Trinidad Cabañas, de conformar una nueva opción política, fue propuesta en 1874 por el general Ponciano Leiva logrando agrupar varias segmentaciones políticas que respaldaban su idea de formar un nuevo partido.

.

General Ponciano Leiva

Luís Bográn, retoma la iniciativa de Leiva y en 1890 en una reunión del congreso de la república celebrada en la ciudad de Santa Bárbara planteó la conveniencia de fundar un gran partido político, nuevo y poderoso de base amplia y representativa, que permitiera la adhesión de todos los estratos sociales de la hondureñidad.

Una vez logrado el acuerdo, se firmó el acta constitutiva, reconociendo como jefe provisional al general Luis Bográn. El acta estableció las bases generales del partido y fijó la fecha del 30 de enero de 1891 para reunirse en la ciudad de Tegucigalpa y aprobar los estatutos, el programa de acción y hacer la postulación del candidato a la presidencia de la República, honor con que se distinguió al general Ponciano Leiva.


General Luis Bográn

En esta ocasión, se aprobó participar con el nombre de “Movimiento Nacional Progresista”. Aquí comienza el primer intento de crear una nueva opción política en Honduras.

En este proceso electoral la otra tendencia liberal nominó como candidato a la presidencia de la República a Policarpo Bonilla y el resultado fue el siguiente:

Movimiento Nacional Progresista 34 mil votos y la otra corriente de los liberales 15 mil votos.

Después del triunfo electoral los opositores, no aceptaron el resultado obligando al general Leiva mantenerse firme en el mandato que le había otorgado el pueblo hondureño y asumió el poder de la nación el 30 de noviembre de 1891.

Posteriormente los progresistas sufren un desgaste interno, sin embargo, el general Ponciano Leiva gobernó por 14 meses en medio de una guerra civil.


“Somos un partido político mayoritario, humanista cristiano e incluyente, con un liderazgo ético, que promueve los cambios para transformar el país, en democracia, libertad e igualdad de oportunidades.” 

“Somos una organización política democrática con líderes transformadores y con una agenda ideológica moderna, vinculada a todos los sectores sociales para generar el crecimiento y bienestar del pueblo hondureño.”

DECLARACION DE PRINCIPIOS 

BIEN COMUN

En el Partido Nacional de Honduras se concibe a la sociedad como la forma histórica de la realización de la persona, proclamándose el principio de la primacía del Bien Común, lo cual implica que el bien estrictamente personal debe subordinarse en su desarrollo al bien social de todas y cada una de las personas.

El Bien Común es el bien general del conjunto de los hombres que integran la sociedad política. Dada su condición de común, la totalidad de los integrantes de la sociedad política participan de él y en él se benefician.

Desde la óptica del Partido Nacional de Honduras es referencia obligada destacar la necesidad de construir cotidianamente un orden social dirigido a alcanzar el Bien Común con la concurrencia de las diversas voluntades del cuerpo social.

DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

En el Partido Nacional de Honduras se concibe a la sociedad como la forma histórica de la realización de la persona, proclamándose el principio de la primacía del Bien Común, lo cual implica que el bien estrictamente personal debe subordinarse en su desarrollo al bien social de todas y cada una de las personas.

El Bien Común es el bien general del conjunto de los hombres que integran la sociedad política. Dada su condición de común, la totalidad de los integrantes de la sociedad política participan de él y en él se benefician.

Desde la óptica del Partido Nacional de Honduras es referencia obligada destacar la necesidad de construir cotidianamente un orden social dirigido a alcanzar el Bien Común con la concurrencia de las diversas voluntades del cuerpo social.

SOLIDARIDAD

Entre todos los individuos y grupos que componen la sociedad humana debe haber una auténtica solidaridad.

Sin distinción de clases sociales, raza, sexo, credos y colores políticos, todos están obligados en su propio campo y en coordinación con los demás a trabajar por el bien común.

El principio dinámico que une a todos los hombres de la sociedad y los impulsa a la búsqueda del Bien Colectivo es justamente la SOLIDARIDAD.

Todos los hombres que forman parte del conglomerado social deben estar conscientes de que no solo tienen derechos que se les deben respetar, sino también deberes ineludibles que han de cumplir para el bien de todos. No hay persona o grupo que pueda desprenderse de este deber solidario, ya que de él depende que la sociedad funcione.

Cabe mencionar que el ejercicio de la solidaridad dentro de cada sociedad, solo es pleno cuando sus miembros se reconocen unos a otros como personas. De esta manera, la solidaridad es ante todo un camino hacia la paz la democracia y justicia social.

SUBSIDIARIEDAD

Recordemos que el hombre necesita de la sociedad para su perfección, para su bien más no para el bien de uno solo, sino para el bien de todos y cada uno, sin excluir a nadie, pues todos y cada uno necesitan de ella para adquirir su perfección.

Esto es justamente el Bien Común. Del Bien Común se derivan una serie de principios sociales, y de entre ellos destacaremos la subsidiariedad, cuyo fin es armonizar las relaciones con sus respectivos miembros.

La subsidiariedad significa que toda actividad social tiene carácter de complementación y de ayuda para los miembros de la sociedad. Por consiguiente, que no haga la sociedad lo que pueda hacer la persona.

La subsidiariedad es un principio de ayuda desde la reserva (subsidium), nunca de sustitución del responsable. Esta ayuda de la que hablamos debe cumplir las siguientes reglas:

Cuando sea necesaria

Solamente la necesaria

Donde sea necesaria

Sólo por el tiempo necesario

Este principio sirve fundamentalmente para establecer las responsabilidades de la sociedad, en relación con las de sus miembros y al mismo tiempo para que cada uno asuma su responsabilidad.

Acción Política

El Partido Nacional de Honduras se forma con todos los hondureños, hombres y mujeres, que compartan los principios y programa de acción política del mismo; que anhelen la prosperidad, la justicia social y el buen nombre de Honduras; que hagan manifestación categórica de empeñar sus esfuerzos para el logro de los fines propuestos y se mantengan fieles a sus normas estatutarias.

El Partido Nacional de Honduras impulsará su Programa de Acción Política por medios democráticos, proscribiendo la violencia y sosteniendo el principio del más estricto respeto a la voluntad de las mayorías.

No subordinará jamás sus actuaciones a normas dictadas por entidades públicas o privadas, nacionales o extranjeras, que atenten contra la soberanía, dignidad, independencia económica o política del Estado de Honduras, la forma de gobierno republicano, democrático y representativo y las autoridades legítimamente constituidas. Mantendrá relaciones con todos los partidos afines existente en el mundo.


El Partido Nacional cumplirá estrictamente las leyes del país, procurará que los derechos humanos sean real y positivamente respetados y velará porque las garantías individuales y sociales sean efectivas y se reafirmen para el implantamiento de la vida, del derecho y el respeto a la ley.

El Partido Nacional, de Honduras, proclama que los hondureños tenemos derecho a gozar plenamente de la seguridad alimentaría, individual y colectiva, la seguridad de los bienes propios y la seguridad Jurídica. El partido como entidad política acepta la colaboración de otras organizaciones que deseen sumar su aporte para la obtención de las finalidades que persigue, siempre que ello redunde en el beneficio general y dentro del más escrito apego a sus fines y estatutos.

El Partido Nacional de Honduras es una institución política de derecho público, con personalidad jurídica propia, que persigue procurar el bien común para que todos los habitantes gocen plenamente de la justicia, la libertad, la cultura, la protección a la familia y el bienestar económico y social; Lucha por obtener y conservar el poder público con la finalidad de defender la soberanía, consolidar la democracia participativa, contribuir con la construcción de un mundo en que impere la paz, la solidaridad y el respeto entre los pueblos.

El Partido Nacional de Honduras trabaja permanentemente por el fortalecimiento de nuestra identidad nacional y por el logro de las transformaciones sociales que se requieren para alcanzar el desarrollo con justicia social en libertad y democracia.

Trabaja por la unidad y la estabilidad política de la nación hondureña, como pilares fundamentales para propiciar un desarrollo integral, equitativo, que además de respuesta a las demandas de una sociedad en crecimiento, pluralista y participativa.

El Partido Nacional es fundamentalmente humanista, coloca al hombre como fin primordial y concibe su realización plena dentro de la sociedad hondureña, para lo cual asume una actitud firme de lucha contra todos aquellos factores que obstaculizan o impiden el logro de su bienestar integral.

El Partido Nacional sustenta el principio de la primacía del bien común sobre el bien particular, esto implica que el interés individual jamás puede estar primero que el interés de la colectividad. El Partido Nacional considera a la subsidiariedad, solamente donde y cuando sea necesaria, no sustituye de ninguna manera la responsabilidad ciudadana.

Este principio, sirve fundamentalmente para establecer las responsabilidades de la sociedad, en relación con la de sus miembros, y al mismo tiempo para que cada uno asuma su responsabilidad.

Para los Nacionalistas, ser plural implica la aceptación de todas las personas independientemente de sus creencias, religión, credos, sexo, y culturas, por eso el Partido Nacional de Honduras no se ubica en la derecha ni la izquierda, está justo en el centro reformista, porque es una institución poli-clasista donde se encuentra representada el corte transversal de la sociedad.

El Partido Nacional condena todo privilegio ya proceda este de persona, de grupos o de clases determinadas. Las bases del partido a través de los organismos que de ella surjan, serán las que determinarán las estrategias y tácticas partidarias. El liderazgo en el Partido Nacional, en todos sus niveles de autoridad, provendrá de la selección libre del mismo, por intermedio de los cuadros de base.